¿Quieres mejorar tu vida? Comienza hoy mismo

Como dice el dicho, “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, es una frase clave para un nuevo comienzo con energía y actitud positiva. Eso de andar aplazando no le hace bien a nadie. ¡Es hora que te pongas en acción ya!

  • Regálate fibra: No dejes que pase este día, sin regalarte una fruta, un recipiente de avena o un rico plato de legumbres consumir cualquiera de estos alimentos representa una excelente alternativa para aumentar tu ingesta de fibra saludable y así disminuir la acumulación de grasa abdominal.
  • Disfruta de tu café: La ingesta de granos tostados promueve la producción de ciertas vitaminas que protegen la piel de los rayos UV ¡Eso sí! ten cuidado, sobre todo si tienes propensión a la ansiedad o el insomnio, en estos casos no es recomendable que abuses de esta infusión con cafeína y si acudes a ella asegúrate de hacerlo por la mañana.
  • Acércate al calor y la luz en tu vida: El sol hace que nuestro organismo produzca vitamina D y este es un nutriente esencial para prevenir la depresión, la diabetes y todo tipo de enfermedades cardíacas,asimismo, un estudio reciente ha sugerido que la abundancia de vitamina D está asociada a una mayor fuerza muscular -sobre todo, en los brazos y las piernas.
  • Ponte en movimiento: Aunque sea por 20 minutos. Pequeños lapsos de actividad física reducen los riesgos de muerte hasta en un 30%. ¿Qué tal?
  • Sueña un poco más: ¿Estás durmiendo menos de 6 horas? Organízate mejor y, ¡descansa un poco más! Este pequeño cambio no solo te permitirá afrontar la mañana con más vitalidad, sino que también te ayudará a alcanzar un peso más saludable, las personas que duermen menos de seis horas y media son menos propensos a experimentar antojos de comida chatarra.
  • No te olvides de la intimidad: Deja ya tu repertorio de excusas, y dale a la intimidad el lugar que merece. ¡Tu vida dejará de ser un dolor de cabeza!
  • ¡Agradece! No seas indiferente y mal agradecida con todos los regalos que te está haciendo la vida en este preciso momento. Cuando ya hayas apoyado tu cabeza sobre la almohada, en vez de pensar en las cosas malas, haz una lista de todas las cosas por las que estás agradecida. Este sencillo hábito cambiará tu disposición hacia la vida y te preparará para los mejores sueños.