Prioridades: Una mujer organizada es una mujer feliz

En ocasiones nos abrumamos porque tenemos en mente que debemos hacer muchas cosas, nos estresamos porque no sabemos por dónde empezar y tendemos a postergar nuestras tareas diarias.

Pero si logras establecer tus prioridades muy pronto te darás cuenta de que no sólo lo que tienes que hacer es menos de lo que te dice la cabeza, sino que también lograrás reducir el estrés.

Es por eso que a continuación te enseñamos una técnica antiestrés para que aprendas cómo organizar tu tiempo y prioridades en cinco pasos.

Esta tarea no te tomará más de diez minutos y sólo necesitas ir por un papel y un lápiz y seguir al pie de la letra cada paso, para que así la angustia y la idea de que estás sobrecargada con exigencias y asuntos por resolver, muchas veces derivada del estrés laboral, vaya desapareciendo poco a poco; a manera de lograr organizar tu tiempo y poner en primer plano tus prioridades más urgentes.

  1. Busca un lugar cómodo, siéntate y comienza a escribir una lista de todas las cosas que debes desarrollar a lo largo del día, e incluso del mes que se avecina. Una vez hecha, léela y comienza a determinar cuál es más importante. Cuando hayas establecido lo anterior, asígnale un número.
  2. Luego, analiza otra vez el listado y determina las diez cosas más importantes. Después toma las que sobran y reasígnale su prioridad. Es necesario que pienses en cada una de esas diez cosas que escogiste como primordiales para resolver, y hagas un cálculo de cuánto tiempo te tomará realizar cada una y apunta al lado el tiempo que crees que te llevará concretar cada una de esas tareas.
  3. Ahora sin exigirte demasiado, pon un “H” a todas aquellas tareas que estás segura puedes resolver hoy mismo.
  4. Una vez que comiences a resolver cada tarea del listado, es imprescindible que lo termines. No hagas como aquellas personas que empiezan varias cosas y no las acaban jamás, lo que contribuye a sentirse aún más abrumada. Cuando hayas culminado alguna de tus tareas, sácala del listado.
  5. Al terminar tus diez prioridades, realiza un nuevo listado y sigue estos mismos pasos y verás cómo el estrés de los conflictos diarios y laborales se reduces, porque tu cabeza ahora sí logrará dimensionar tus prioridades y el tiempo dedicado a organizarlas.