¿Cómo comer pizza sin culpa?

La pizza es una comida que muchos aman, en todas su formas y sus sabores. Pero lamentablemente no es un alimento saludable y nos hace engordar, sobre todo si amamos el queso, carne, choclo o champiñones. Pero existen algunas formas de comerlas sin sentir mayor remordimiento.

Algunas cosas que debes considerar a la hora de elegir una pizza

  • Lo primero que debes hacer es elegir la orilla de la pizza horneada, si es de otra manera aumentarás la ingesta de calorías, si es horneada dejas de consumir inmediatamente unas 100 calorías por cada trozo.
  • Dile adiós a la orilla rellena, es muy rica la orilla rellena de queso pero con esto fácilmente subes de inmediato unas 100 calorías por cada rebanada que te comas, así que lo mejor es que la elimines.
  • El queso es rico, pero engorda demasiado por eso cuando ordenes o hagas una pizza elimina un 25% de queso de la pizza, también deja de lado el tocino o el salami, lo mejor es un poco de jamón.
  • Como consejo come rebanadas más pequeñas y de manera lenta, te darás cuenta que comenzarás a estar satisfecha antes de lo que crees.
  • Incluye algunos ingredientes como pimentones rojos que te ayudan a combatir el colesterol malo y los champiñones que aparte de ser deliciosos con muy buenos para controlar el peso de las personas.
  • Y por último si te tomas una cerveza o una bebida ahí tendrás que sumar unas 200 calorías más. Lo mejor es que tomes un agua sin sabor o un té helado.

¿Qué piensas de la pizza vegetariana?

Una excelente manera de comer pizza sin arrepentimientos es haciéndolas en casa, esto te ayudará a eliminar las calorías que en ocasiones consumimos en exceso de forma inconsciente.

Receta para elaborar una pizza vegetariana

Ingredientes

  • Salsa de tomate
  • 2 tomates
  • 1 calabacín (amarillo o verde)
  • Espinacas
  • 1 pimiento rojo
  • Queso bajo en calorías
  • Orégano
  • Aceite de Oliva
  • Sal

Preparación

  • Comenzamos creando la salsa de tomate en un recipiente en el que añadiremos un poco de sal, orégano y aceite de oliva.
  • Dejamos reposar por 5 minutos. Mientras tanto, cortamos el calabacín y los tomates en rodajas y el pimiento en taquitos.
  • Las espinacas podemos comprarlas frescas y cortarlas nosotros mismos o comprarlas congeladas.
  • Echamos la salsa de tomate sobre la base de pizza y vamos añadiendo poco a poco el calabacín, los tomates en rodajas, el pimiento, el queso y las espinacas.
  • Metemos al horno durante aproximadamente 30 minutos a una potencia de 180º, dependiendo de la potencia del horno.