¿En qué tipo de trabajos podemos encontrar más psicópatas?

Son muchos los factores que interfieren en la mente de un ser humano, el estrés laboral y las tensiones de la vida nos llevan en ocasiones a reaccionar ante los problemas de distintas maneras.

“La psicopatía es un trastorno de la personalidad que se caracteriza por generar emociones poco profundas, tener poca tolerancia al estrés, falta de empatía, carecer del sentimiento de culpa, ser egocéntricos, tener carácter superficial, ser manipuladores, algo irresponsable, impulsivos y antisociales”.

Hoy traemos para ti una lista de las diez profesiones en las que podemos encontrar una mayor cantidad de personalidades psicópatas, de este modo podrás estar atenta a sus características más comunes y evitar ser víctima de ellos.

 

Las diez profesiones con mayor cantidad de psicópata son:
  1. Gerente o CEO de una compañía.
  2. Abogado.
  3. Personalidad de la televisión o de la radio.
  4. Vendedores
  5. Cirujano.
  6. Periodista.
  7. Policía.
  8. Clérigo.
  9. Cocinero
  10. Funcionario público.
Las diez con menos psicópatas
  1. Persona que cuida de enfermos.
  2. Enfermero.
  3. Psicólogo.
  4. Artesano.
  5. Estilista o esteticista.
  6. Persona que trabaja en caridad.
  7. Maestro o profesor.
  8. Artista.
  9. Médico.
  10. Contador.

En esta última lista conseguimos localizar profesionales que requieren de más empatía, con más comprensión hacia la otra persona teniendo más sentimientos hacia los demás, es por ello que estos roles no son de mucho poder y requieren una conexión más humana.

Si un gerente o un abogado tomaran decisiones basadas en sentimientos, y no en resultados, probablemente sería despedido de su trabajo.

La mayoría de las profesiones psicópatas consiguen el éxito más que un artesano o estilista. porque claramente no es lo mismo prepararse para pelear y ganar un juicio contra un asesino, que realizar un corte de pelo.

Ahora que ya sabes las profesiones con más psicópatas puedes prestar más atención, ya que las personalidades psicópatas son más comunes de lo que pensamos. Tanto es así, que podríamos estar trabajando con una mente desequilibrada en la oficina sin saberlo.