Lo que NO debes hacer después de hacer ejercicio

Esta vez estás decidida, ya te programaste y organizaste para retomar el ejercicio, lo cual como bien sabemos es importante no solo para la figura si no por la salud física y en lo que mujeres se refiere también nos aporta salud mental y emocional, pero espera, aún no te calces las zapatillas para salir corriendo.

  • No realizar los estiramientos. Aunque esto aún está en debate y cada cuerpo y entrenamiento es diferente, no deja de ser importante estirarte una vez que terminas, por lo menos durante 10 minutos. Tus músculos retomaran el tono muscular que tenías antes de comenzar; aumentarás la movilidad en tus articulaciones, mejora tu rendimiento ejercitándote y reducirá el riesgo de contracturas y malas posturas.

  • Falta de hidratación. Con esto no queremos decir que corras a tomar agua helada o que tomes bebidas con electrolitos, otro error muy grave es el tomar estas bebidas ya que solo deben ingerirse si has hecho ejercicio por más de una hora y de forma muy intensa, si ha sido solo una caminata de 30 o 40 minutos lo mejor es consumir agua y a temperatura ambiente o puedes dañar tu organismo.

  • No estimular la recuperación. A veces olvidamos que el cuerpo necesita energía para realizar todo desde la respiración, palpitaciones del corazón, pensar, etc. Por eso es importante después de ejercitarnos recuperar esa energía hidratándose y consumiendo proteínas e hidratos de carbono dentro de los 15 min a 2 horas de que hemos terminado. Esto además ayudará a regeneración muscular.

  • Reponer energías de más. Después de esa intensa sesión de ejercicios, nos merecemos un premio, pero eso no significa que consumas todo lo que acabas de quemar, este es uno de los errores más grandes comer desmedidamente solo porque “ya quemamos las calorías”. Ten cuidado no consumas chocolates, pan, huevos fritos, carnes procesadas, tocino, gaseosas, pretzels, quesos altos en grasa y procesados, barras energizantes.

  • Tentempié nocturno. Normalmente nos da hambre justo antes de irnos a la cama, la cual solemos saciar con dulces, snacks salados y otros alimentos pocos saludables. Si tienes un “antojo” es preferible que consumas bocadillos saludables. Siempre es recomendable optar por la comida y los nutrientes más limpios como los que se encuentran en la fruta, legumbres, semillas y productos de origen animal, ‘no procesados’.

  • Privarnos del sueño. Dormir es un placer que deberás cumplir rigurosamente un total de 7 u 8 horas esto no solo te ayudará a recuperar energía si no que es también el tiempo que tu cuerpo utilizará para producir altos niveles de la hormona de crecimiento. Además cuando no dormimos bien el cuerpo se estresa y esto hace que se acumule grasa tirando por la borda todo tu esfuerzo.

Ahora si, amarra bien tus tenis y ponte en movimiento.